h1

Adiós al profesor grabadora:Las TIC, sus mitos y cambio en el rol de maestro

Pensar en una educación nueva requiere analizar desde la actualidad todas aquellas herramientas que nos brindan la tecnología y que podemos emplear para enseñar cualquier contenido, lográndose de formas didácticas y eficientes a la hora del aprendizaje.

ComputadoresParaEducar[1]

Es una opinión muy generalizada que la figura del maestro en la actualidad no está
reconocida por sus alumnos ni por la sociedad en general de igual manera que lo estaba hace unas décadas. Puede que esta visión que hoy se tiene de la figura del maestro se corresponda en gran medida con la realidad. Sin embargo, tiempo atrás, en una sociedad un tanto diferente a la de hoy, la autoridad que significaba el maestro en el aula hacía que los alumnos estuvieran convencidos del respeto que por encima de todo le debían. Una idea de respeto hacia el maestro que, además, se veía fortalecida paralelamente por la labor que se desarrollaba en el seno de las propias familias de los alumnos, en el sentido que dentro de

Ellas los padres inculcaban a sus hijos la idea de obediencia al maestro, hasta el punto quedepositaban en él su total confianza para que ejecutara las reprimendas que, a su juicio, sus hijos merecieran. Cuando algún alumno se quejaba en casa de la severidad del maestro, es muy significativa la respuesta que se utilizaba en tales ocasiones: “algo habrás hecho”. Es decir, era la familia del alumno la que afianzaba la autoridad del maestro, así como el respeto que se le debía guardar en el aula.

La época en que los profesores que daban la misma clase año tras año, o semestre tras semestre, con base en los mismos papeles ya viejos  y amarillos, afortunadamente esta por pasar.
Mucho se ha dicho acerca de la necesidad de cambio por parte de los profesores de cara a los nuevos tiempos. Sin embargo, encontramos aquí muchas palabras trilladas y poco de acciones concretas y efectivas.
 ¿Es necesario el cambio del perfil docente para la educación en el siglo XXI? Desde luego que si, de eso no cabe duda; la cuestión central de este asunto es identificar la dirección y el propósito del cambio, es decir, ¿qué debe cambiar un maestro de su perfil y porqué cambiar?

yoelijo

Los alumnos vienen apropiados de todas aquellas destrezas para el manejo de las tecnologías, de la información y la comunicación (TIC) que tienen tanto estudiantes como profesores.
Esta situación es tal vez una de las causas de las angustias del profesorado cuando se ven enfrentados a una realidad, la incorporación de las TIC en la educación es un proceso que no tiene reversa y tarde o temprano deberán enfrentarlo.

Pero preguntémonos
como maestro YO…¿estoy preparado?

Esta pregunta se puede transferir a las aulas de clase de varias formas, por ejemplo: ¿Un profesor formado en el uso de las TIC en su práctica docente y con pleno acceso a internet es más competitivo en su mercado laboral que uno que ni siquiera tenga acceso ni haya aprendido a hacer un uso inteligente de estos recursos en su contexto educativo?

Encontramos muchas dudas o inquietudes que vienen desde siempre latentes, asaltando y angustiando a maestros y maestras de todos los niveles educativos, cuando se trata el asunto de las TIC. Tal vez esto se deba en parte a que el discurso del cambio genera ideas que más allá de exponer un escenario real de la actualidad educativa del país y de su futuro en el corto y mediano plazo, derivan en especulaciones y fantasías poco fundamentadas.

Se dice que uno de los mitos más representativos en cuanto a la incorporación de las TIC en la educación es que la tecnología terminará reemplazando al maestro. Sin duda alguna los maestros obsoletos serán reemplazados. Aunque no por la tecnología sino por otros maestros que sepan hacer un buen uso de ella y generar valor al proceso educativo mediante su constante actualización en conocimiento, didácticas, y espacios que permitan un aprendizaje enriquecido para sus estudiantes.

Es preciso reconocer que la experiencia de un Maestro es tal vez uno de los insumos claves para el
Hoy las cosas son muy distintas. Las posibilidades de acceder a información actualizada y especializada a través de Internet permiten a los estudiantes no solo contrastar el discurso del maestro sino acceder a mucha más información y muchas veces más actualizada que la que maneja su profesor.

Muchos colegios y universidades han hecho inversiones importantes en la adquisición de salas de computadores y otros instrumentos más refinados como los tableros digitales. ¿Pero, cómo se están usando? Es justo que el maestro ajuste las estrategias didácticas para aprovechar las funcionalidades de estos instrumentos tecnológicos. Aquí el profesor deberá desarrollar mucha más creatividad y orientación a la innovación, de la mano tanto de un conocimiento profundo de su disciplina como de la didáctica de su disciplina. Son estos procesos de innovación en las didácticas disciplinares los que posibilitan el aprovechamiento del potencial educativo de las TIC. El reto en este tema es superar, por ejemplo, el uso de un tablero digital solo como un tablero digital, es decir, un tablero en el que la tiza es reemplazada por un lápiz óptico pero su funcionalidad sigue siendo la misma.

Esta situación merece un maestro investigador que asuma con entereza una posición académica crítica en la que se reconozca que el conocimiento no esta acabado, y que la búsqueda permanente de nuevos espacios y estrategias didácticas posibilita nuevas realidades y posibilidades para el aprendizaje de sus estudiantes.
El uso de material educativo digital, de las redes de información, posibilitan el acceso a contenidos educativos en diversas presentaciones y formatos al igual que permiten la construcción de espacios de interacción que funcionan de manera muy distinta a los espacios tradicionales de interacción presencial.
 
El proceso educativo se desarrolla en términos muy generales a través de una larga línea de tiempo que empieza en un primer momento de planeación de dicho proceso y de construcción de los recursos para el aprendizaje (textos escolares, por ejemplo), pasa por un segundo momento en el cual se da la interacción entre maestros y estudiantes y finaliza en un tercer momento evaluativo, para reiniciar ese mismo proceso una y otra vez, a manera de ciclo de calidad.

La incorporación de las TIC en educación abre las puertas de la participación al Maestro en los tres momentos del proceso educativo. La contextualización y estructuración del contenido de un material educativo digital pensado para ser utilizado en una institución y contexto en particular pasa a ser responsabilidad de quien es experto en dicho contenido: el maestro. Y es éste quien habrá de interactuar con equipos de apoyo que aporten su experticia en asuntos que rebasan la competencia del maestro, como los asuntos de diseño y programación informática.

Al final podríamos terminar resaltando que ante nada los procesos requieren de un maestro – diseñador, pero no de un diseñador gráfico sino de un diseñador – de contenidos educativos, un estructurador, un líder del conocimiento. 

20071106154019-clil2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: